CELICIOSO..UN PARAISO EN MADRID

“He visto llorar a algunos padres al ver que su hijo podía comer una tarta sin gluten,” Santi Godfrid

Santi Godfrid nació en Barcelona, vive y trabaja en Madrid y se licenció en Ciencias Empresariales en Miami. Después de pasar por una empresa de Iluminación y hacer sus pinitos en el mundo de la hostelería, el planeta celíaco se ganó un referente por exigencias del guión.
Le diagnosticaron la celiaquía en su época de universitario y esto le llevó a emprender con éxito en un momento de crisis. Su secreto fue fijarse en ofrecer calidad y una experiencia al 99% de la población teniendo como imán al 1%, los intolerantes al gluten. Su Celicioso es un auténtico paraíso para los celíacos.
¿De dónde sale la inspiración para el concepto Celicioso?
Celicios4Me diagnostican celíaco hace cuatro años, casi cinco, y en ese momento no sabía ni que era ser celíaco ni que era el gluten. Mi primera impresión, a partir de los productos que me traía mi madre, es que no había nada rico para comer, nada que valiera la pena. Sólo encontraba cosas que daban asco, comparado con lo que había comido hasta ese momento, y además eran caras. Salir a comer fuera de casa era lo más parecido a una pesadilla, sobre todo porque había poca garantía de que te sirvieran sin gluten o certificaran la inexistencia de contaminación cruzada.
¿Tardaste en descubrir que eras celíaco?
Tarde bastante, pero porque soy un poco torpe. Yo estudiaba en Estados Unidos y llevaba un año bastante malo, yendo al baño y con los típicos síntomas de la celiaquía como la tripla hinchada, malestar, etc. Y no iba al médico, porque como no tenía ni fiebre ni vómitos no le daba importancia y los meses iban cayendo.
Al regresar a España, a vivir a Madrid, todo comenzó a empeorar, perdí un montón de peso, la barriga se iba hinchando más, sentía fatiga y además vómitos y fiebre. Ahí fue cuando decidí ir al médico, después de un calvario de más de un año. Analítica, biopsia y diagnóstico, todo en poco más de un mes. Y hasta ahora comiendo sin gluten.
“Cuando me dijeron que era celíaco, la palabra me sonó tan fea que pensé que me iba a morir”
¿A qué te suena la palabra celíaco la primera vez que la oyes?
Me suena fatal y como soy un poco hipocondríaco lo primero que pienso es que me voy a morir. Empecé a buscar información por todos lados y todo lo veía negativo. Tenemos que estar de acuerdo que es un nombre bastante feo. Y como era muy ‘panero’ no pude evitar ponerme triste. Era mi época universitaria y de golpe me quedaba sin comer sandwiches, pizza, bollería… Y, a diferencia de ahora, no podía recurrir a McDonalds ni a Telepizza, ni a los dos o tres negocios que en nuestra misma calle (Hortaleza, 3 – Madrid) sirven productos sin gluten.
Y ahí empieza la aventura Celicioso…
Durante un año y medio estuvimos haciendo pruebas, en casa con mi madre, consultando algunos amigos cocineros, etc., y acabamos dando con productos sin gluten que realmente me gustaban. Yo no podía servir un producto en el que yo no creyera. El siguiente paso fue el nombre, con copyright familiar. Mi padre soltó la palabra delicioso al probar un pastel y la asociación de ideas fue inmediata. Teníamos nombres sobre la mesa vergonzosamente malos y Celicioso fue como la idea salida de la lamparita. Luego buscamos el local y ya llevamos dos años sirviendo cien por cien sin gluten.
¿Muchos errores?
Estuvimos haciendo muchas pruebas e inventos y no todos salían bien. No puedo negar que llegamos a escupir alguno porque estaba realmente malo. Pero es una realidad que si no te equivocas no avanzas.
¿Qué echas de menos comer con gluten?
“He visto llorar a algunos padres al ver que su hijo podía comer una tarta sin gluten que era tan buena como las de sus amigos”
Recuerdo que cuando vivía en Estados Unidos muchas noches me pedía una pizza de Domino’s Pizza de masa fina con ‘pepperoni’ y una salsa que estaba de muerte. También ir a algún restaurante italiano y que te hagan pizza de verdad, artesana, no congelada. Esto es lo que más desearía comer.

¿Si te perdemos, dónde te podemos encontrar comiendo?
photo2Mi sitio preferido para comer, en Madrid, es un restaurante argentino que hay en esta misma calle, que se llama Di María. No es que sea específicamente sin gluten, pero soy amigo del encargado y de la mayoría de gente que trabaja allí, ya antes de saber que era celíaco, y me tratan de maravilla. Y luego hay otro sitio de cocina española cerca de mi casa, que se llama La Chicharrería, donde hacen caldo sin pan, una carne exquisita.
¿Cuántos clientes te han dado las gracias por haber conseguido servirles algo delicioso sin gluten?
Lo vivimos a menudo, sobre todo con madres y padres cuando vienen con sus niños. A más de uno le he visto llorar, al ver la cara de felicidad de su hijo comiendo un dulce que le gusta y que hasta ese momento tenía prohibido. O toda una familia pudiendo celebrar un cumpleaños con la misma tarda sin hacer diferencias, siendo esta igual o mejor que las que compraban antes. Incluso gente mayor que te suelta “llevábamos 40 años sin comer un dulce que valiera la pena”.
Tengo entendido que Celicioso nació con la idea de ser una tienda para comprar y llevarse a casa.
Correcto, y ahora se ha convertido más en una experiencia de venir aquí, a un lugar genuino y a disfrutar de las emociones del mundo Celicioso.
Te encanta interactuar con los clientes a través de las redes sociales y eras muy activo: camino de 50.000 seguidores en Facebook, más de 2.000 en Twitter, casi 2.000 en Instagram.
Disfruto estando en contacto con la gente, con nuestros clientes, porque esto también ayuda a vivir la ‘Experiencia Celicioso’ y es algo maravilloso que tanta gente participe de ella con todos nosotros.
¿Cuál será el siguiente paso de Celicioso?
Vamos camino de los dos años de vida y seguimos con el primer local, aunque empezamos con 20 metros y ahora estamos con 80. Ahora estamos trabajando en una cocina nueva que nos debe permitir abrir más locales y esperamos que sean dos antes de acabar 2014. Servimos a muchos restaurantes, cada vez más concienciados en atender a los celíacos e intolerantes al gluten.
“Venir a Celicioso se ha convertido en una experiencia y hemos llegado aquí después de hacer muchas pruebas y equivocarnos muchas veces”
Tenemos muchas ideas y una de ellas es abrir un Celicioso en Barcelona. Nací allí y aunque nunca he vivido en Barcelona sí que me gustaría acercarme a todos los clientes catalanes que nos visitan con entusiasmo y nos animan a tenernos cerca. Y más en el futuro franquiciar y tener una empresa, no una tienda-cafetería.
Emprender en nuestros días es casi una locura. ¿Hacerlo en un nicho de mercado como el ‘sin gluten’, el 1% de la alimentación, es temeridad, sueño y fantasía?
Es una locura completa, sobre todo por cómo está el país. Pero al mismo tiempo creo que hacía falta un local así, tuvimos la idea y una vez abierto el camino ahora se fija en nosotros la competencia y otros emprendedores. Lo que nosotros hemos intentado, y es parte del éxito de Celicioso, es que nuestros productos son para todos los públicos y no sólo para los celíacos, hemos mirado el 99% de las personas y no al 1% de celíacos. Cocinamos sin gluten, pero hemos conseguido que el sabor guste a todo el mundo y repitan, tanto los celíacos como sus familiares y amigos. Aquí puede venir un celiaco con su familia o amigos y todos pueden comer lo mismo sin que les salga más caro y nadie se sienta discriminado por sus necesidades alimentarias.
¿Hay algún producto que se os resista y aún no hayáis podido ofrecer a vuestros clientes?
Es una idea para un nuevo Celicioso que tenemos en camino y es poder ofrecer más producto salado. Nos gustaría ser un poco ‘bistró’ y poder ofrecer pizza, hamburguesa… No queremos ser un restaurante, pero si un lugar donde comer algo rápido para salir del paso. Estamos trabajando en la gama salada y también en los croissants, que pese a ser buenos no nos acaban de salir cómo me gustaría. Y para acabar más variedad de pan. Todo esto será posible gracias a la nueva cocina, tiempo y muchas pruebashttp://lacelia.es/blog/he-visto-llorar-a-algunos-padres-al-ver-que-su-hijo-podia-comer-una-tarta-sin-gluten-santi-godfrid/
Publicar un comentario